Poesía

Ivan Krasko: Ya es tarde (poema)


YA ES TARDE 

Ya es tarde, ¡no te acuerdas!
Y sobre la colina,
blanca y muda como muerta,
grande luna culmina;

nubes pasan por el cielo,
luna tiene cortina,
sombras vagan por el campo,
duerme paz en encina;

a lo lejos, alta hora
de noche se avisa
y su eco hueco muere
en silenciosa brisa –:

¡justo, justo como antes!…
…La luna se ha puesto,
mas tú no vas a cerrar los
diálogos abiertos —

Ya es tarde, ¡no te acuerdas!

(traducción propia)

———————————————————————

UŽ JE POZDE

Už je pozde, nepamätáš –!
Nad horami vrcholí
veľký mesiac, nemý, bledý,
obličaj sťa mŕtvoly;

riedke mráčky tiahnu nebom,
kryjú mesiac závoji;
tiene blúdia siným poľom,
pokoj čuší po chvoji;

niekde v diaľke hlásnik trúbi
pozdnú nočnú hodinu,
ozveny sa duté vlnia,
až kdes v tichu vyhynú –:

zrovna, zrovna jako vtedy!…
…Mesiac padá za hory,
len ty nejdeš dokončiť tie
započaté hovory – –

Už je pozde, nepamätáš –!

Anuncios

Andrej Sládkovič: Marína (poema)


Andrej Sládkovič (1820 – 1872), cuyo nombre propio era Andrej Braxatoris, fue sacerdote, poeta, crítico literario y traductor eslovaco. Fue uno de los más grandes poetas románticos de Eslovaquia.

Andrej Sládkovič

Su obra más conocida es el poema Marína, es la obra lírica central del Romanticismo eslovaco. En el poema Sládkovič describió su amor imposible hacia Mária Pišlová – Marína. Se conocieron cuando Sládkovič daba clases en la casa de su padre. Sin embargo, bajo la presión de la madre, Marína rechazó al poeta y se casó con un hombre rico. Sládkovič expresó todos sus sentimientos, esperanzas y deseos en este extenso poema.

Marína era su símbolo del amor y de la belleza. En sus tiempos el poema fue rechazado porque no cumplía con la idea de los escritores románticos – muchos de ellos se negaban a enamorarse y preferían el amor incondicional hacia la patria. Sládkovič unió estos dos amores en uno:

“Amar la querida patria en la bella Marína,
amar a la querida Marína en la bella patria,
y abrazarlas ambas a la vez.”

“Vlasť drahú ľúbiť v peknej Maríne,
Marínu drahú v peknej otčine,
a obe v jednom objímať!”

El poema se compone de 291 estrofas. En la primera parte el poeta describe la belleza de Marína y su amor no correspondido y en la segunda parte reemplaza el amor por la juventud – la juventud del alma que le ayuda al hombre a llevar a cabo sus ideales y deseos y cambiar la realidad.

———————————————

MARÍNA

[traducción propia]

1
Canto absorto por la belleza
sobre deseos de gracia,
y en el eco de esta franqueza
hay toda mi importancia:
de altos Tatras ella me brilla,
fuego celestial es ella del día,
ella mi mundo domina;
ella me saluda de otras vidas:
Pero el centro, bellezas unidas,
mi cielo, ¡es mi Marina!

38
¡Marina mía! de rebeliones
no tiene miedo mi alma,
no teme al humo de los volcanes,
ni a las sangrientas armas,
la conciencia tranquila espera
en esta época guerrera,
mi paz vivirá en el sepulcro:
Mas mi mundo entero se hundiría
si de tu boca como fusilería
saliera esa palabra: ¡No!

41
Podría privarme de tus labios,
podría ser rechazado,
podría triste huir muy lejos,
podría ser olvidado,
podría por la sed quedar muerto,
podría llorar a solas,
podría vivir en un desierto,
podría vivir en sombras,
podría hasta mi vida darte,
¡no podría no amarte!

72
¡Eslovaquia, tan joven, mi patria
y la tumba de mis huesos!
¡En ti se funden dos de mis gracias
y dos amores eternos! –
La hermosura de mi doncella,
el cariño que siento por ella,
es igual a ti, ¡mi tierra!
La belleza de ti, patria mía,
y tu juventud que todavía
¡en mi Marina se encierra!

185
¿Y qué es juventud? ¿Los veinte años?
¿Luz que los ojos reflejan ?
¿Los pasos firmes? ¿Las fuertes manos?
¡Todo esto se avieja!
La juventud es buscar lo bello,
es en la tierra la voz del cielo,
es la inquietud del pasado,
es la grandeza que busca la gloria,
es el jardín de flores de novias,
¡es un ángel empolvado!

291
Y así somos, Marina mía,
como las llamas gloriosas,
como las flores en tierra fría,
como las piedras preciosas;
estrellas caen, nosotros caeremos,
flores se marchitan, nos marchitaremos,
y joyas – la tierra las cubrirá:
Mas esas estrellas han brillado,
y aquellas flores han vivido
¡y el diamante no se pudrirá!

——————————————————-

1
Ja sladké túžby, túžby po kráse
spievam peknotou nadšený,
a v tomto duše mojej ohlase
svet môj je celý zavrený;
z výsosti Tatier ona mi svieti,
ona mi z ohňov nebeských letí,
ona mi svety pohýna;
ona mi kýva zo sto životov:
No centrom, živlom, nebom, jednotou
krás mojich moja Marína!

38
Marína moja! sveta búrov
duch môj tichý sa nebojí,
vulkánskych sa neľakne kúrov,
nezľakne krvavej zbroji,
svedomie čisté svetov plameň —
čaká pokojne v ten hromov deň,
pokoj môj v hrobe nezhynie:
No môžu strhnúť svet môj celý
jedného slova hrozné strely,
slova toho z úst tvojich: “Nie!”

41
Možno mi tvojich úst sa odrieknuť,
možno mi ruku nedostať,
možno mi v diaľky žiaľne utieknuť,
možno mi nemilým ostať,
možno mi ústam smädom umierať,
možno mi žialiť v samote,
možno mi život v púšťach zavierať,
možno mi nežiť v živote,
možno mi seba samého zhubiť: —
nemožno mi ťa neľúbiť!

72
Slovensko mladé, rodisko moje
aj mohyla mojich kostí!
V tebe mám pekných obrazov dvoje
a dvoje veľkých ľúbostí! —
Ako je krásna tá moja deva,
aká k nej ľúbosť vo mne horieva:
tak ty a k tebe, otčina!
Ako tys’ pekná, krajina moja,
ako mladistvosť milá mi tvoja:
tak pekná, milá Marína!

185
A čo je mladosť? — Dvadsaťpäť rokov?
Ružových tvárí hlaď jará?
Či údov sila? Či strmosť krokov?
Toto sa všetko zostará!
Mladosť je túžba živá po kráse,
je hlas nebeský v zemskom ohlase,
je nepokoj duší svätý,
je tá mohutnosť, čo slávu hľadá,
je kvetín lásky rajská záhrada,
je anjel v prachu zaviaty!

291
Marína moja! teda tak sme my
ako tie božie plamene,
ako tie kvety na chladnej zemi,
ako tie drahé kamene;
padajú hviezdy, aj my padneme,
vädnú tie kvety, aj my zvädneme,
a klenoty hruda kryje:
Ale tie hviezdy predsi svietili,
a pekný život tie kvety žili,
a diamant v hrude nezhnije!

Milan Rúfus: Oración por Eslovaquia (poema)


ORACIÓN POR ESLOVAQUIA

Conozco un nido.                                              Milan Rúfus
Lo quiero mucho.
En él, como en una red de Dios,
hay muchos papás y mamás
y muchos, muchos niños.

Fue el Señor quien lo anidó
y decidió sin dudar
quién estaba destinado
a vivir en ese hogar,
quién podría abrir su puerta
y cerrarla con llave
y, como pan, cortar la tierra
regalada del Padre.

Conozco un nido.
Lo quiero mucho.
Día y noche me da calor.
Es la tierna voz de mamás
y de los papás el sudor.

Tú, Señor mío, guárdalo.
Vigila en cada momento.
Al menos tú, Grande, cúidalo,
si tan pequeño lo has creado.

[traducido por mí]


(más…)

Janko Jesenský: No hablaré (poema)


Janko Jesenský

NO HABLARÉ

Dijiste que lo que digo
mis ojos lo vuelven broma
y lo que dicen mis ojos,
todo lo niega mi boca.

Lo que esconde mi alma en fondo,
ojo, labio no delata.
¿Es que del amor tan hondo,
del deseo se aprieta?

Y tú eres la primera
que ha entendido mi alma.
Mas me callo. – Si hablaría,
no me creerías nada.

[traducción propia]

——————————-

(más…)

Proglas, el primer poema de las literaturas eslavas


[escrito por San Cirilo]

Del santo Evangelio yo soy el Prefacio:
según las antiguas promesas de los profetas
llega el Cristo a juntar las naciones
porque él ilumina con su luz todo el mundo.
Esto pasó en nuestro séptimo milenio*.

Porque ellos les prometieron a los ciegos que verían
y los sordos, ¡vaya!, pueden oír la Palabra de las Santas Escrituras
porque es necesario conocer a Dios.
Por eso oíd, oíd esto, eslavos:
este regalo precioso del amor os lo regaló Dios,

este regalo divino es el regalo de la parte justa,
es un regalo para vuestras almas que nunca se deteriorará,
para las almas de gente que lo acepte con gratitud.
Mateo y Marcos, Lucas y Juan
enseñan a todas las naciones diciendo:

Todos vosotros que queréis bonitas vuestras almas
y todos vosotros que anheláis la felicidad,
que anheláis abandonar para siempre la oscuridad de los pecados
y limpiarse de la podredumbre de este mundo
y reencontrar la vida celestial

y huir para siempre ante las llamas del fuego,
oíd lo que os dice la razón,
oíd todos, toda la nación eslava,
oíd la Palabra que Dios os mandó,
la Palabra que da de comer a las hambientas almas humanas,

la Palabra que da fuerza a vuestra razón y vuestro corazón,
la Palabra que os prepara a aceptar a Dios.
Igual que no puede haber alegría si no hay luz
que brilla para que podamos ver el mundo entero
porque no todo es claro y bonito,

igual ningún alma sin escritura
tiene conocimiento de la ley de Dios,
de la ley de los libros, de la ley del espíritu,
de la ley que nos presencia el paraíso divino.
Porque un oído que nunca ha oído el rugir del trueno,

¿cómo va a ponerse temblando ante Dios?
Porque un olfato que no percibe el olor de flores,
¿cómo va a entender las maravillas de Dios?
Porque una boca que no siente dulzura,
al hombre lo vuelve en piedra.

Y aún más muerta que el hombre de piedra
es el alma, toda alma sin letras.
Entonces, nosotros, los dos hermanos, lo hemos pensado bien
y vamos a daros un consejo impecable
que os va a liberar a todos, a todos vosotros,

de la vida bestial y de la existencia pecadora
para que vuestra mente, la razón irracional,
cuando oigáis la Palabra en una lengua extranjera,
que no os suene tan solo como una campana, campana de cobre.
Porque san Pablo el maestro nos dice,

después de presentarle su ruego a Dios:
Prefiero decir tan solo cinco palabras,
cinco palabras del sentido común pronunciar
para que incluso mis hermanos entiendan,
antes que decir miles de palabras incomprensibles.

Porque aquel que no entiende,
el que no es capaz de añadir una parábola sensata,
¿cómo va a encontrar las palabras correctas?
Porque igual que la muerte cuelga sobre el cuerpo,
la que destruye todo, la que es más putrida que el pus,

cuando el cuerpo no tiene la alimentación adecuada:
igualmente toda alma se marchita
si vive una vida sin Dios,
si no oye la Palabra de Dios.
Mas digamos otra parábola sensata,

nosotros que nos amamos uno al otro
y queremos crecer de una manera divina:
no hay quien no conozca esta simple verdad:
así como la semilla que cae en la vega,
cada corazón humano en la Tierra

necesita también una lluvia de letras divinas
para que el fruto de Dios crezca lo más posible.
¿Quién podría contar todas las parábolas
que condenan a una nación sin libros,
porque no se puede entender su voz?

Y aunque uno conociera todas las lenguas,
no podría pronunciar su infinita impotencia.
Oíd mi parábola,
pocas palabras con muchos significados:
Desnudas son las naciones sin libros

porque no pueden luchar sin armas
contra el enemigo que destruye nuestras almas
condenadas a ser presa del eterno martirio.
Vosotros que no amáis a ese enemigo,
naciones que queréis luchar contra él,

abrid atentamente la puerta de vuestro espíritu,
naciones, aceptad un arma fuerte
forjada en los libros del Señor
que golpean fuerte la cabeza del diablo.
Porque a aquel que acepte estas letras

el mismo Cristo le revelará su sabiduría
y esforzará vuestras almas con las letras
a través de apóstolos y profetas**.
Porque aquellos que digan sus palabras,
serán capaces de destruir al enemigo***,

le traerán buena victoria a su Dios,
escaparán a la descompostura de su cuerpo,
del cuerpo que vive en pecado como en sueño,
no caerán, sino que se detendrán firmes
y valientes ante Dios,

se pondrán a la derecha del trono de Dios
cuando él venga a juzgar todas las naciones,
celebrarán para siempre con los ángeles,
para siempre celebrarán al Dios bondadoso
con las canciones de aquellos libros para siempre

celebrarán a Dios que se apiada de la gente
y que por eso tiene toda la gloria,
honor y elogio, Hijo de Dios,
unido con su Padre y Espíritu Santo en la Trinidad
desde la creación hasta la eternidad.

Amén.

[traducido por Lucia]

*   el séptimo milenio desde la creación del mundo
**  los „apóstolos“ son los libros del Nuevo Testamento y los „profetas“ son los libros del Antiguo Testamento
*** destruir al enemigo = destruir al diablo

Proglas (Foto: martinus.sk)