El neozelandés Gavin: “Los eslovacos son como un coco”


Hay que activar los subtítulos españoles en el vídeo.

Mi esposa es eslovaca. Vivimos cinco años en Nueva Zelanda, pero luego empezamos a aburrirnos, queríamos probar algo nuevo e interesante. Siempre planeamos venir a Eslovaquia, pero un año mi esposa no conseguía encontrar trabajo, fue un poco deprimente en esa pequeña ciudad de Nueva Zelanda donde vivimos, así que adelantamos nuestros planes y llegamos a Eslovaquia un poco antes. Y aquí estamos.

SOBRE SU TRABAJO

Yo llegué por primera vez en 2006. Después volví unas 4-5 veces y luego llegamos en agosto de 2011. Trabajo en Radio Slovakia International, es la transmisión al extranjero de noticias, actualidades y todo tipo de cosas que ocurren en Eslovaquia.

Emitimos en inglés internacionalmente en ondas cortas, por internet, satélite, etc. Emitimos principalmente fuera del país. Nuestros oyentes son típicamente estadounidenses, británicos, a través de Europa, la América del Sur también, últimamente hemos tenido a muchos corresponsales de Asia, India, Bangladés. Es una audiencia mixta y diversa.

VIVIR EN ESLOVAQUIA

La vida en Eslovaquia es buena, no me puedo quejar. Es un poco diferente a Nueva Zelanda. No en un sentido negativo, solo es diferente. En todo el mundo la gente es gente. Hay gente buena y hay gente mala. En algunos lugares hay más gente mala que la buena y viceversa.

Lo que me gusta de Eslovaquia es que es un lugar muy real. Si camino por la calle y tropiezo con una piedra, no puedo demandar al Concejo por esa piedra. Es mi culpa por no mirar por dónde ando. Estuve chateando por teléfono o algo así, pues… no importa. Es un lugar realista. Se espera que cuides de ti mismo.

LA LENGUA ESLOVACA

La lengua es muy difícil. Es imposible, completamente ilógico. Hay miles de errores que puedo cometer en una simple frase.

ESLOVAQUIA Y NUEVA ZELANDA

En realidad no hay mucha diferencia entre Eslovaquia y Nueva Zelanda. La gente queda sorprendida cuando digo esto, pero es verdad. Eslovaquia tiene un paisaje muy similar. Hay montes, lagos, bosques, osos, serpientes… Los dos últimos no me gustan, no tenemos osos ni serpientes en Nueva Zelanda.

CIUDADES ESLOVACAS

Me gusta Bratislava. Creo que, como pasa en cualquier país, todos que viven fuera de la capital odian la capital. No la odian de verdad, pero sí hacen bromas: “claro, él es de Bratislava”. A mí me gusta Bratislava, tiene un bonito ambiente. Y fuera de Bratislava, algunas ciudades antiguas. Como Banská Bystrica, es espectacular, una hermosa ciudad. Skalica es una ciudad increíble. Es como una tarjeta postal. Hay tantas pequeñas ciudades escondidas y cosas que ver aquí, es increíble. En Eslovaquia nunca te aburres, hay muchas cosas que ver.

EL ESQUÍ

El esquí es increíble. Si algún neozelandés está mirando – esquiar aquí es mejor que en Nueva Zelanda. Realmente, es increíble. En Nueva Zelanda solo se esquia en la cima de las montañas, no se esquia entre árboles o en las rutas. Pero aquí es esquí alpino con árboles, pequeños caminos, increíble.

LA GENTE

La gente es un poco diferente. Los neozelandeses o estadounidenses son como melocotón. Tienen el exterior suave, le dicen todo sobre sus vacaciones o familia a un extranjero que acaban de conocer en la calle, pero cuando quieres saber una información personal, no te la van a decir, es personal.

Mientras los eslovacos, y tal vez mucha gente eslava, son más bien como un coco. En público son tranquilos y más reservados, pero cuando entras dentro de esa cáscara, tienes un amigo para toda la vida. Es una gente maravillosa. Solo tienes que entrar dentro de esa cáscara.

LOS ATRACTIVOS

Cuando tengo visita de Nueva Zelanda o Australia, se interesan por cosas por las que algunos eslovacos tal vez sientan vergüenza. Por ejemplo las cosas del comunismo. Algunos eslovacos, especialmente los mayores, no quieren hablar sobre eso, ya es pasado, es historia.

Cuando alguien llega a visitarme, realmente quieren saber cómo fue durante el comunismo, es fascinante para ellos porque tan solo hemos oído hablar de la cortina de hierro, pero ¿cómo era? En los medios hemos oído hablar sobre qué tan malo fue, así que queremos saberlo. Queremos ver el alambre de espino en Devínska Nová Ves, ver los bunkers en Petržalka, queremos ver estas cosas.

Existe una demanda de cosas que la gente no esperaría ver, que uno no esperaría que se propague. La gente se interesa por esas cosas y yo creo que son geniales, diferentes. Viena no tiene nada así. Es algo que deberíamos aprovechar.

EL FUTURO

Me voy a quedar aquí, por lo que yo sé. El próximo año planeamos construirnos una casa. El único problema es aprender la lengua. Algunas personas aprenden lenguas sin problema, es muy fácil para ellos. Pero ahora es imposible. Después de algunas copas de vino puedo hablar cualquier lengua. Tocar cualquier instrumento, hablar cualquier lengua, y tal vez cantar también. (risa)

Video y entrevista: sme.sk
Traducido por: Lucia

Anuncios

2 comments

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s